lunes, 3 de noviembre de 2008

.·* Emos


.·* Nuevos adolescentes contestatarios y consumistas

Se convirtieron en parte del paisaje habitual de quienes caminan por las cercanías del Ministerio de Cultura y Educación . Con su estilo desgarbado y miradas ausentes, emergen a cualquier horario los emos: una tribu de adolescentes que sienten vergüenza por la sociedad y, paradójicamente, luchan por la aceptación de sus padres.El nombre Emos proviene de emotional (emocional), y se trata de una filosofía que se desprendió del Punk cuando este todavía conservaba algún rezago contestatario. Aunque poco quedó de su música o vestimenta, los “adolescentes tristes”, como los denomina el diario La Nación, se sienten identificados con la visión negativa y resignada de la vida. Para todos aquellos que no hayan detenido su mirada en este grupo de adolescente, los Emos se caracterizan por tres cosas. En primer lugar, se dejan el pelo largo para ocultar sus caras. “Usamos los cabellos en el ojo para mostrar que una parte de la sociedad nos da vergüenza. No queremos que esa parte de la sociedad, que no nos gusta, nos vea”, explica Matías.Otra de las características de la tribu es la sensibilidad como bandera de “lucha”.Las frases como “la gente nos discrimina”, son algunas de las muletillas de los adolescentes emos. De hecho, cuando suceden las peleas entre tribus ellos alegan ser los más golpeados por su look “metrosexual”. El rechazo de sus padres o una profunda mala relación con los mismos es otra de las características que cita La Nación. “Ellos no nos entienden”, es la eterna frase de la tribu.Aunque todo podría quedar, a simple vista, como una nueva moda superficial; hay videos que alertan a padres y especialistas. Al parecer, muchos “emos” se cortan la piel y fantasean con el suicidiopara demostrar su descontento con el mundo. Mientras que la red colapsa de videos en los que se puede ver a los adolescentes cortándose a sí mismos, ellos pasan horas en las galerías céntricas comprando distintos accesorios para su vestimenta. La predilección de los “emos” es Jack, el famoso personaje de Tim Burton.Movimiento contestatario o moda adolescente, lo cierto es que las nuevas expresiones adolescentes bambalean entre un sentimiento de rechazo y el extremo consumismo.





.·* Los emos son jóvenes tristes y angustiados

Los integrantes de este grupo afirman que ellos expresan sus sentimientos por medio de la ropa oscura y de la música que escuchan. Consideran que son rechazados por la sociedad. Algunos se autoflagelan.
Los ojos de Nadia están delineados con negro y un flequillo que parece de seda brillante le cubre el lado izquierdo de la cara. La adolescente, de 13 años, se autodefine como “emo”, una tribu urbana que proclama la expresión constante de los sentimientos. Pero lo curioso -y preocupante- es que hacen hincapié en que son la tristeza y la angustia los sentires que dominan sus espíritus.“La música nos ayuda a decir lo que sentimos y nuestra vestimenta oscura manifiesta la angustia que, muchas veces, nos causa la realidad”, explicó Nadia.El concepto “emo” es una abreviatura de la palabra inglesa emotional (emocional). Esta tribu tiene sus raíces en la música, más precisamente en el punk. Las tribus “emos” crecieron en los últimos dos años en el país, impulsadas por la difusión de grupos musicales como “My Chemical Romance” o “Panic at the Disco”. Además, los fanáticos de este movimiento disponen de portales de internet especializados. A fines del año pasado, junto con la aparición de floggers y de “cumbieros”, en Tucumán comenzaron a verse cada vez más chicos con estética “emo” que se reúnen en las plazas Independencia y Urquiza. Constanza, de 17 años, detalló que el “rock emo” heredó del punk el rechazo por ciertas pautas que definen a la sociedad actual, como el materialismo y el consumismo.Lo más llamativo de este grupo de adolescentes es, sin duda, su vestimenta y sus peinados. El flequillo largo que les cubre un ojo y parte de la cara es su elemento más representativo y, según dicen, les sirve para manifestar su rechazo a la realidad. Los ojos delineados, las remeras y las camperas oscuras; las muñequeras; los pantalones chupines y las zapatillas negras, son algunos de los elementos que los distinguen.



.·* Daños Físicos

En torno de la cultura “emo” gira el mito de la autoflagelación como una forma de huir de la angustia. Los adolescentes consultados por LA GACETA coincidieron en que la necesidad de causarse daño físico responde a una búsqueda para mitigar la angustia del espíritu y que, incluso, algunas canciones del “rock emo” incitan a esta práctica.Miguel, de 18 años, relató que pertenece a la tribu desde hace dos años y admitió que se lastimó en dos oportunidades porque se sentía muy triste. “Tenía problemas en mi casa y muy poco diálogo con mis padres. Cuando descubrí esta cultura comencé a escuchar la música y había letras que hablaban de la autoflagelación. Yo estaba muy triste y me corté en el antebrazo con una gillette", recordó. Nadia también reconoció que se lastimó con una hoja filosa porque estaba angustiada y que la última vez lo hizo en el colegio. “Una compañera le avisó a una preceptora y mis papás se enteraron. Ya no quiero volver a hacerlo porque se preocuparon mucho”, aseguró. Para contrarrestar esta inclinación, la psicóloga Mileva Pavicich propuso que los padres presten atención y dialoguen con sus hijos para detectar estas actitudes. “La decisión de provocarse daño expresa conflictos internos que no están resueltos, que se relacionan con la búsqueda de la identidad”, advirtió. La especialista dijo que esta búsqueda es natural durante la adolescencia, pero que las inclinaciones autodestructivas son propias de las personalidades débiles.“Buscan en el grupo las respuestas sobre su identidad", añadió. Pavicich insistió en que los padres se esfuercen por detectar qué es lo que les pasa a sus hijos por dentro y los ayuden a construir su propia personalidad.


.·* La pica con los floggers
Entre los emos y los “floggers” hay pica, como dicen ellos. Los primeros aseguran que los segundos los copian en todo. “Los pantalones chupines y los peinados son característicos de nuestra tribu, pero los floggers nos robaron esa estética”, aseguró Florencia, una emo de 16 años. “A ellos solo les interesa ser lindos y se pasan el día mirándose al espejo”, disparó Constanza en referencia a los “floggers”. La joven emo dijo que muchos de los integrantes de su tribu tienden a convertirse con el tiempo en miembros del grupo antagónico, porque no se identifican con la ideología “emotional”. “Sería bueno que la gente conozca la manera de pensar que tenemos. No queremos que nuestro grupo se termine convirtiendo en una moda, como pasa con los floggers”, afirmó.El domingo por la tarde tres tribus se enfrentaron en el shopping El Abasto, en Buenos Aires. Alrededor de 200 floggers, emos y raperos pelearon durante largo rato dentro del centro comercial y en las calles aledañas. La Policía logró aprehender a 18 adolescentes, que quedaron libres unas horas después. Los shoppings son el punto de encuentro de estos adolescentes.





.·* Imágenes